Licenciatura en Psicología
Psicología Evolutiva: Niñez Cátedra: II Código: 54

Presentación de la Materia

Dentro de las psicologías del desarrollo, Psicología Evolutiva: Niñez abarca el período de la vida que se extiende de la concepción a la pubertad. Sus límites superior e inferior parecen estar así determinados desde la biología, pero es necesario subrayar la dimensión específicamente psicológica de este lapso vital. El acento debe ponerse en los procesos que llevan a ese ser biológico de los comienzos a constituirse en sujeto de la cultura. Por otra parte, las modificaciones corporales de la pubertad no coinciden necesariamente con el comienzo de la adolescencia


Lugar que ocupa la asignatura en el Plan de Estudios

Psicología Evolutiva: Niñez pertenece al Ciclo de Formación General. Sus correlativas son Psicoanálisis: Freud y Psicología y Epistemología Genética. Es correlativa, a su vez, de Psicología Evolutiva: Adolescencia.


Aporte de la asignatura en la Formación Profesional


Es el propósito de la cátedra que el estudiante perciba la utilidad de los contenidos del presente programa, tanto para el proceso de formación de grado como para su futura práctica profesional. Los conocimientos generales referidos a los procesos de constitución del sujeto psíquico se revelan necesarios en distintos ámbitos: clínica psicológica, acción comunitaria en cuanto a prevención y promoción de la salud mental, psicología educacional, orientación vocacional, evaluación psicológica, psicología social. Aun en terrenos aparentemente más alejados del campo de la niñez, como la psicología forense, los conocimientos sobre el desarrollo son a menudo valiosos instrumentos conceptuales, como por ejemplo para la elaboración de pericias.


Enfoque adoptado por la Cátedra


Entre los límites arriba señalados -la concepción y la pubertad-, el objeto de estudio no podrá ser “el niño” en sí, como un ente abstracto, ni tampoco “la niñez”, estáticamente considerada o como mera sucesión de períodos. Es necesario poner de manifiesto la lógica interna de cada uno de los procesos, de modo que los criterios de periodización se muestren en relación con las concepciones teóricas que se implementen.

En ese marco es posible abordar problemas como la relación entre estructura y génesis, entre continuidad y cambio. Adquieren allí sentido las conductas observables en niños de distintas edades y se evita que la mera descripción quede como la única información a tener en cuenta.
La Psicología Evolutiva carece de unidad epistemológica, ya que ninguna teoría abarca en forma completa todo el complejo proceso del desarrollo psicológico humano. Se hace necesario, por lo tanto, sortear el obstáculo que podría representar una perspectiva falsamente integradora, que se propusiera satisfacer en forma apresurada toda curiosidad. Es necesario, más bien, aprovechar esa ambigüedad, y la tensión que produce, como estímulo para la investigación. Por su parte, la práctica del psicólogo se enriquece en la medida que se la considera como un punto de cruce de diversos saberes. Allí sí puede buscarse una integración, en la medida en que se respeten las irreductibilidades teóricas.

Resulta conveniente otorgar cierta predominancia a una de las posibles concepciones teóricas como eje fundamental del curso, alrededor del cual pueden organizarse los aportes de las otras líneas tenidas en cuenta. Se gana así en coherencia y se facilita la integración de conocimientos. Este programa ubica a la teoría psicoanalítica en esa posición central. A raíz de la revolución que el Psicoanálisis significó en la Psicología, se abre una verdadera vía regia para concebir los procesos de la constitución subjetiva. Para evitar el riesgo de reducir la cuestión a una mera enumeración de etapas o fases, es posible focalizar la atención en dos procesos, íntimamente relacionados pero diferenciables, que Freud señala a lo largo de su obra: la evolución del aparato psíquico y la de la libido, de cuya racionalidad deben apropiarse los estudiantes. Para ello, serán tenidos en cuenta, fundamentalmente, los siguientes temas:

a) La evolución de la libido. Libido narcisista y libido objetal. Las fases de la sexualidad infantil. Inclusión de las diferencias sexuales. Complejo de Edipo. Represión de la sexualidad infantil. El período de latencia y los nuevos destinos pulsionales.
b) Constitución y desarrollo del Aparato Psíquico. Genealogía del Yo: del Yo Placer al Yo Realidad Definitivo; de la indiscriminación a la diferenciación. Principios, procesos y niveles de ligadura. La elaboración psíquica: de la pasividad a la actividad. La constitución del Super Yo: la moral y las normas internalizadas. Los procesos de identificación como constituyentes del sujeto.
c) Evolución de las formas de angustia: de la angustia automática a las diversas señales. Su importancia para la organización psíquica. Correlación con la evolución del Yo y la libido.
d) Evolución de las formas de vínculo: de la identificación primaria a las relaciones objetales.
e) De la horda primitiva a la familia. La “novela familiar”.

Aún cuando, a causa principalmente de la ubicación de la materia en el plan de estudios, se centra este eje temático en la obra freudiana, se incluyen referencias a otros psicoanalistas que realizaron aportes fundamentales:

* Donald Winnicott: Preocupación parental primaria, ambiente maduracional temprano. Fenómenos y objetos transicionales.
* Anna Freud: Las líneas del desarrollo.
* Rene Spitz: Los organizadores. Lo anaclítico. Consecuencias de carencias afectivas tempranas.
* Andre Green, Piera Aulagnier: Lo originario.
* Intersección entre concepciones psicoanalíticas e investigaciones interaccionalistas.
* Abordajes de la familia.

Pero no se haría justicia a la complejidad propia de los procesos evolutivos si no se confronta lo anterior con otro gran sistema teórico: el constructivismo genético de Jean Piaget. A partir de su proyecto epistemológico, el investigador suizo desarrolló una armazón conceptual de impecable coherencia y de vasto alcance explicativo. Su concepción de la inteligencia como la forma de equilibrio hacia la cual tienden todas las estructuras originadas en la percepción, el hábito y los mecanismos sensomotores elementales, resulta de extraordinario valor para la psicología evolutiva. Sería difícil pensar en la actualidad la evolución de las estructuras cognoscitivas en el niño al margen de su aporte. Dentro de éste se considerarán especialmente los siguientes aspectos:

a) El desarrollo intelectual: de las adaptaciones elementales al pensamiento operatorio.
b) Los estadios de la inteligencia sensorio motriz. El período preoperatorio y sus subperíodos: la función simbólica y el razonamiento transductivo; las intuiciones. Las operaciones concretas y las nuevas propiedades del pensamiento.
c) De la imitación a la representación.
d) La génesis de la moral desde el punto de vista de la psicología genética.

Estas dos grandes corrientes teóricas se contextúan dentro del marco que constituyen los aspectos biológicos madurativos, por un lado, y socioculturales, por otro.

Novedades


instructivo y bibliografía para el parcial

Evaluaciones

exámenes 2º cuatrimestre 2016