El Rol del Psicólogo en el Ámbito de las Tecnologías de Reproducción Humana Asistida - Cát: Única
Código: 824

Licenciatura en Psicología
Sitio Web de la Cátedra

 
 
 
  Prof. Adj. Reg. a cargo Elizabeth Ormart  
  Contacto:
 
 
Última Actualización:
23/02/17: Material/Descargas
 
 
Presentación de la Práctica

Uno de estos escenarios novedosos en los que se insertan los psicólogos a trabajar es el de las tecnologías de reproducción humana asistida (TRHA). Este ámbito se ha vuelto relevante a nivel social por las necesidades de personas y parejas de acceder a la maternidad y/o paternidad y se ha visto impulsado a raíz de una serie de leyes de ampliación de derechos promulgadas en los últimos años que impactan de diferentes maneras en el ámbito de las TRHA (Kemelmajer, Lamm, y Herrera, 2012). Entre ellas, las específicas de este espacio son la ley de matrimonio igualitario (Ley Nº26618, 2010), la ley de identidad de género (Ley Nº 26743, 2012), la ley de cobertura en tratamientos de fertilización asistida (Ley N° 26.862, 2013), que tuvo su antecedente en la ley provincial de infertilidad (Ley de Fertilización Asistida de la Provincia de Buenos Aires Nº 14208) y finalmente, la reciente modificación del Código Civil. (Herrera, 2012, 2013, 2014) Las demandas sociales, sumadas al discurso jurídico con sus modificaciones en derecho de familia, unidos a los adelantes tecnológicos en materia de reproducción asistida han provocado un incremento sostenido de las personas que recurren a tratamientos de baja y alta complejidad reproductiva.
Las instituciones que reciben personas con dificultades para gestar un embarazo están formadas por personal del área de salud: médicos, enfermeros, técnicos en imágenes y también, psicólogos.

Médicos y psicólogos no utilizan el mismo lenguaje, ni abordan el problema del deseo de tener un hijo de la misma manera. La diferencia entre la intervención médica y la psicológica involucra: métodos, maniobras, y formas de abordaje diferentes e irreductibles. Incluir a los alumnos en estos espacios pondrá en juego una posición clínica, entendida ésta en un doble sentido: como escucha del sujeto que sufre y como construcción de un saber sobre esta escucha. Lacan en la Apertura de la sección clínica de 1977 sostiene que hacer psicoanálisis es clinicar. Clinicar es una apuesta a escuchar al sujeto en su sufrimiento y que este se convierta en la brújula que guía nuestro trabajo. Clinicar no va por la vía de la producción de bienes sino de saberes relevantes para el sujeto. Pero la clínica no se acaba en el despliegue de significantes del paciente desde el diván (Kline) sino que se continúa con un trabajo de formalización de lo dicho y de producción de teoría sobre la práctica.

Por eso es de vital importancia pensar que el psicoanálisis no constituye una teoría única y uniforme, sino que ésta se inscribe en los diferentes espacios en los que fue y va siendo pensada su práctica. Desde esta propuesta de práctica profesional buscamos que los alumnos encuentren en la práctica del psicólogo actual desafíos para seguir pensando el diálogo entre el psicoanálisis y los impases de nuestra época. La subjetividad de la época afecta la escena cultural, en la que se asienta la práctica del psicoanálisis.
Las instituciones de TRHA permiten recibir y orientar a las personas que recurren a tratamientos de reproducción asistida. La recepción, orientación y seguimiento de las personas que recurren a estos tratamientos es realizada por equipos interdisciplinarios en los que participan psicólogos. La experiencia de la Práctica Profesional, marca un antes y un después en la formación y en la posición ante la clínica para los futuros profesionales.

 
 


El contenido de esta página es responsabilidad de la Cátedra

 
Novedades

- Concurso de cuentos sobre diversidad familiar