Programa: Servicio de Psicopatología: Niños, Púberes, Jóvenes y Adultos

Director:
Prof. Consulto Lic. Enzo Carriolo

Programa que se desarrolla en las Sedes de Independencia e Hipólito Yrigoyen de la Facultad de Psicología-UBA, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Este proyecto propone la atención clínica de los diferentes cuadros psicopatológicos que afectan a niños, púberes y jóvenes hasta 30 años de edad.
Identificados conceptualmente con la teoría psicoanalítica, nuestra práctica clínica se enmarcará a partir de ella. Es a partir de esta concepción clínica que nuestra propuesta asistencial, como práctica de extensión a la comunidad, exige revisar – en el malestar en la cultura actual – algunas manifestaciones clínicas frecuentes en la consulta de hoy; nos referimos desde las consultas de urgencia sobre estados de crisis hasta actuaciones y pasajes al acto, entre otras, con especial énfasis en todas las manifestaciones de violencia en niños, púberes y jóvenes. He aquí el desafío singular para la práctica actual de la clínica psicoanalítica: repensar el dispositivo para alojar estas recurrentes e inusuales manifestaciones clínicas dentro del marco de la metodología psicoanalítica.
A los tradicionales cuadros psicopatológicos, en estos últimos quince años, aproximadamente, se han incrementado en la consulta manifestaciones de violencia en todas sus formas que ponen en riesgo hasta la vida de los propios actores, principalmente entre la población de púberes y jóvenes. En nuestro actual malestar en la cultura queda cada vez más expuesta la tendencia al deterioro de los lazos sociales a consecuencia de atentar contra la tramitación simbólica de las pulsiones; no sólo ha habido incremento de estas expresiones clínicas sino que también se observa cierto cambio significativo en relación a los intercambios representativos (imaginario) y su articulación con lo simbólico y lo real.
El abordaje tradicional psicoterapéutico de estos diferentes cuadros en que se presenta la violencia han mostrado en general ser poco eficacias cuando no han fracasado. Y esto a nuestro juicio se debe, nuclearmente, por la dificultad en estas patologías de instalar un lazo transferencial sostenido con el paciente. Esto se ve muy claramente en la clínica de las impulsiones, en particular en los adictos y transgresores de la ley. No escapa a esta caracterización general, pero con algunas singularidades que la diferencian, la cada vez más recurrente manifestación de violencia física en sus diferentes formas.
Entendemos que la clínica psicoanalítica y su dispositivo nos permite dar cuenta de estos padecimientos, siendo todo un desafío investigativo de la teoría y la metodología clínica en psicoanálisis. Esta última aseveración, tiene plena y actual vigencia cuando se trata de establecer - con los llamados violentos o marginados sociales - un lazo transferencial tal que permita la eficacia de la intervención, la que a su vez compromete –a la letra – el cuerpo del analista.
Estas formas de padecer del sujeto exigen pensar un dispositivo clínico capaz de alojarlo, sin borrar el lugar del analista en la trama de la transferencia y en la dirección de la cura.

Objetivos:
Establecer el dispositivo psicoanalítico, incluyendo en el mismo también, las patologías marcadamente impulsivas cuya principal característica es el pasaje al acto, alojando en él al sujeto a través de una escucha de su palabra, para lograr el posicionamiento subjetivo del paciente respecto al deseo.

Actividades:
Clínicas.
- Asistencial:
Tiene dos momentos diferenciados: a) la realización de entrevistas preliminares para una evaluación diagnóstica estructural, tal como lo pensamos desde la clínica psicoanalítica. b) Establecido el diagnóstico orientativo y en aquellos pacientes que lo posibiliten, se ofrecerá tratamiento u orientación según el caso.
- Orientación Familiar: En los casos que se considere necesario se orientará en forma individual a familiares en relación directa con los pacientes.
- Supervisiones.

• De investigación.
Desde esta perspectiva será prioridad del Programa formular un proyecto de investigación sobre el dispositivo psicoanalítico en el abordaje de la clínica de las impulsiones con especial énfasis en cuadros cuyos síntomas clínicos manifiestos se expresan bajo formas adictivas, delictivas y/o equivalentes.

• Docencia.
a) Al grado: La puesta en marcha de este servicio de psicopatología de niños, púberes y jóvenes debe ser desde el comienzo un espacio de práctica para la formación de nuestros estudiantes del Ciclo de Formación Profesional y en la orientación clínica. A tales efectos se dispondrá de un dispositivo pedagógico y tutelar de modo tal que esa práctica dé cabida a los estudiantes que provengan de las diferentes asignaturas clínicas, articulando sus contenidos curriculares con la práctica a realizar.
b) A graduados: Simultáneamente, esta actividad asistencial, tendrá el objetivo paralelo y complementario, de generar una formación permanente en los jóvenes profesionales, en especial recientemente graduados, en el área de la clínica psicoanalítica.
Es parte fundamental de esta Extensión ofertada a los graduados, que se incorporen –en la medida de sus posibilidades y nivel de formación- al equipo asistencial en la doble función de atender la demanda proveniente de la comunidad y la de colaborar en la formación de nuevos colegas.

• Con instituciones.

Esta práctica asistencial a la comunidad tiene como prioridad – no excluyente – ofrecerla a las instituciones que por su especificidad, se ocupan de esta franja etarea; por ejemplo: al sistema escolar en todos sus niveles dependientes del Gobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires, Instituciones oficiales de Minoridad y Familia, Servicios de Psicopatología de los Hospitales Públicos, Defensorías de los Derechos del niño, niña y jóvenes de la Red de la Ciudad de Buenos Aires, etc, con las cuales ya hay convenios marcos que facilitan la oferta. Asimismo, se incluyen también como destinatarios de esta oferta, instituciones de bien público como las organizaciones sociales de trabajadores del estado en sus diferentes niveles: nacionales, provinciales y municipales.